Registrate ahora en Endoroot.com!    Entra en tu cuenta
  

Buscar en Google
Ingreso
Votaciones
¿Qué sistema rotatorio es tu preferido?
Mtwo
Protaper
Profile
K3
Hero 642
LightSpeed
RaCe
Endosequence
GTX
Ninguno
Twisted Files
Foto aleatoria
crw 4852

crw 4852

Galería de fotos
Anuncios


Temas Endoroot : Monografía Endodoncia - Prostodoncia
Enviado por Jordi Pejoan el 20/11/2007 22:30:00 (28095 Lecturas)


El Dr. Adolfo Marriaga nos presenta una interesante monografía de la endodoncia relacionada con la prostodoncia Leer más

INTRODUCCION

Una variedad de estímulos han sido demostrados a tener un efecto sobre la pulpa. Las reacciones de la pulpa a respectivos irritantes son largamente dictados por el carácter y la duración de un estimulo. La reacción resultante es manifestada por el cambio de una pulpa normal a una pulpa necrótica.

Uno de los mayores irritantes pulpares son los mecánicos entre los que sobresale la preparación dental para prótesis o restauraciones cavitarias, los cuales poseen un significativo efecto sobre la pulpa dental.

Igualmente materiales utilizados para la restauración pueden ofrecer o no, cierta capacidad de estimulación sobre la pulpa dental, produciendo un daño sobre esta a mediano o largo plazo.

A pesar de esto, dientes comprometidos estructuralmente, ya sea por razones cariosas o traumáticas, pueden ser tratados endodónticamente y posteriormente devolverles su función al sistema estomatognatico por medios protésicos, demostrando así la estrecha relación que existe entre estas dos especialidades de la odontología.

Esta monografía pretende dar a conocer los diferentes efectos de los procedimientos restaurativos y los materiales utilizados sobre la pulpa dental, así los diferentes parámetros para restaurar el diente tratado endodónticamente.


2. OBJETIVOS

2.1 OBJETIVO GENERAL

• Conocer y afianzar los conocimientos sobre la relación que existe entre la endodoncia y la prostodoncia.

2.2 OBJETIVOS ESPECIFICOS

• Identificar las distintas respuestas pulpares a los procedimientos restaurativos.
• Determinar la importancia del la restauración de un diente tratado endodonticamente.


3. RESPUESTA PULPAR A PROCEDIMIENTOS RESTAURATIVOS

Numerosos estudios clásicos han confirmado los efectos de las preparaciones cavitarias sobre la pulpa dental. Hallazgos consistentes de estos estudios fueron cambios extremos de temperatura producidos durante los procedimientos restaurativos que llevaron en detrimento a la pulpa.

Los efectos de los procedimientos restaurativos sobre la dentina y la pulpa representan una respuesta combinada a la preparación y a la restauración. Efectos a largo plazo de la preparación son difíciles de valorar, debido a que las preparaciones recibirán un material restaurativo provisional o permanente, o serán dejado expuesto al medio oral, debido a que la única forma de evaluar los cambios estructurales de una cavidad o preparación coronal es extraer el diente inmediatamente después del procedimiento.

Las reacciones pulpares a las técnicas de preparación son aún la mayor preocupación en la odontología restaurativa y prostodóntica. De acuerdo a muchos investigaciones longitudinales hay un alto grado de que los dientes vitales muestren signo típicos de complicaciones endodónticas seguidas de las restauraciones dentales.

De acuerdo a Bergenholtz y Nyman en 1984, cerca del 15% de los dientes mostraron resultados negativos a las pruebas de sensibilidad, incluyendo lesiones inflamatorias periapicales, de 4 a 13 años después de la preparación de las coronas.

El efecto neto de los procedimientos restaurativos sobre la dentina y la pulpa es el resultado de una interacción compleja entre muchos factores: salud del tejido pulpar, grosor y permeabilidad de la dentina, injuria mecánica durante la preparación dental, toxicidad del material restaurativo y microfiltración.

3.1. SALUD DEL TEJIDO PULPAR.

La dentina y la pulpa son generalmente considerados como una unidad patofisiológica. Es conveniente para un propósito descriptivo considerar la respuesta de los odontoblastos separadamente de la respuesta inflamatoria a los procesos restaurativos. Los odontoblastos, con su proceso extendiendose hacia los túbulos dentinales, son las primeras células contactadas por el estimulos externo aplicado a el diente y puede ser directamente injuriado durante la preparación de la cavidad. Una respuesta del odontoblasto, es la formación de la oclusión del túbulo por medio de dentina terciaria, la cual puede ser detectada en ausencia de inflamación pulpar.

El proceso de la secreción de la dentina terciaria puede depender de la severidad de la respuesta inicial y las condiciones bajo las cuales la nueva matriz de dentina se forma, la dentina terciaria es secretada por odontoblastos pre-existentes, siendo la principal respuesta de reparación del odontoblasto.

El mayor determinante en la severidad de la injuria de los odontoblastos y la extensión de la deposición de dentina terciaria es atribuido al trauma de la preparación de la cavidad el cual es mayor su efecto que la de los materiales restaurativos. 6

Ambos histológicamente y clínicamente, las respuestas pulpares a los procedimientos restaurativos generalmente declinan con el tiempo. La sensibilidad post-operativa, la cual puede afectar un alto porcentaje de los diente tan pronto después del procedimiento, es generalmente atribuido a el efecto de la preparación de la cavidad, declinando dentro de los días o semanas, y siendo infrecuente mas allá de los 30 días. 6

3.2. GROSOR Y PERMEABILIDAD DE LA DENTINA.

La evidencia demuestra que los efectos de una preparación restaurativa, especialmente el grosor dentinal remanente (GDR), puede jugar un papel importante en la estimulación de dentina terciaria que la irritación o la toxicidad de los materiales restaurativos. La relación exacta de esta naturaleza aún no es clara. 7

Stanley y colaboradores en 1975, por medio de un estudio In Vivo, observaron una alta incidencia de formación de abscesos en pulpas humanas, en diente a los cuales se les realizó cavidades clase V, con un GDR menor de 1 mm. 8

Mientras que las dimensiones de la preparación de la cavidad son bajo el control del clínico, esta es comúnmente determinado por la extensión de la enfermedad, tal como caries, al igual que por la forma de la cavidad necesaria para poder retener el material de relleno. Consecuentemente, es importante entender las reacciones pulpares a el grado de las dimensiones de la preparación cavitaria, particularmente al GDR de la cavidad.

La supervivencia de los odontoblastos y la secreción de dentina reaccionaria son las dos respuestas más sensitivas al GDR de la cavidad, los efectos del GDR sobre la supervivencia de los odontoblastos y la actividad reparadora de la dentina reaccionaria puede ser atribuida a un incremento en el grado de injuria celular, debido a las reducciones en las propiedades protectoras de la dentina. 9

Una dentina delgada significa una alta permeabilidad. Normalmente, la dentina esta cubierta tanto por esmalte o cemento, lo cual no la comunica con la cavidad oral. Si tanto el esmalte como el cemento es perdido, una vía para el movimiento de solutos y solventes a través de los túbulos dentinales es establecida a partir de la superficie oral a la pulpa.

Una vez los túbulos dentinales son expuestos, el grado por el cual los solutos pasan a través de la dentina es determinado por las siguientes variables: tamaño molecular, grado de oclusión de los orificios de los túbulos por el detrito, área de superficie dentinal, grosor de la dentina y la proximidad de la superficie dentinal expuesta a la pulpa. 11

La teoría hidrodinámica de la sensibilidad dentinal puntualiza que el movimiento del contenido del túbulo o el fluido tubular, en cualquier dirección, causa sensibilidad. Si la dentina es sensitiva y permeable, entonces no solamente permitirá un corto cambio transitorio del fluido en repuesta al corto estimulo transitorio, pero debe permitirlo lentamente, una difusión permanente de productos microbiales de la placa a través de los túbulos a la pulpa.

Para prevenir la hipersensibilidad dentinal, es importante reducir la permeabilidad de los túbulos inmediatamente después de la preparación dental. Un método comúnmente usado es la aplicación de sistemas adhesivos. Sin embargo la liberación de los componentes de las resinas dentales pueden tener un efecto nocivo sobre la pulpa humana. 5

El uso de oxalatos de potasio como un agente desensibilizante combina las propiedades de oclusión tubular de los cristales de calcio, con la propiedad inhibitoria del potasio sobre los nervios intradentales. Este agente provee un excelente ejemplo de cómo las drogas o químicos pueden ser seleccionados para el efecto terapéutico una vez los mecanismos de la sensibilidad dentinal son entendidos. 12

El concepto de la oclusión tubular como un método de desensibilización dentinal es una extensión lógica de la teoría hidrodinámica. El hecho de que muchos de los agentes que son usados clínicamente para desensibilizar la dentina son también efectivos en la reducción de la permeabilidad dentinal tendiendo a soportar la teoría hidrodinámica. En teoría, todos los agentes que ocluyen la dentina deben disminuir la sensibilidad dentinal. Sin embargo, los inverso de lo puntualizado no es necesariamente cierto. No todos los agentes que disminuyen la sensibilidad dentinal lo hacen por la oclusión de los túbulos. Esto es debido a que hay dos mecanismos de acción en los agentes desensibilizantes, uno involucra el bloqueo del movimiento de fluidos por la oclusión de los túbulos dentinales, el otro involucra el bloqueo de la actividad nerviosa por la alteración de la excitabilidad de los nervios sensoriales. 12

3.3. INJURIA MECANICA DURANTE LA PREPARACIÓN DENTAL

Los procedimientos dentales muchas veces generan estímulos térmicos y mecánicos de suficiente magnitud para injuriar la pulpa dental. La preparación dental ya sea cavitaria o para corona, esta fuertemente relacionada con la generación de calor por fricción puede llegar haber si no hay un buen sistema de enfriamiento.

La producción de calor (elevación de la temperatura intrapulpar) resulta en el mayor cambio constante y reproducible en la pulpa. La producción de calor dentro de la pulpa puede seleccionarse como el impacto de strees más severo del cual los procedimientos restaurativos imparten a la pulpa. El strees de calor es seguido, en alguna distancia en el rango de severidad por la deshidratación, profundidad y número de túbulos dentinales cortados, e injuria química.

Zach y Cohen tempranamente, por medio de valoraciones histológicas a dientes intactos, observaron reacciones pulpares a la aplicación de calor de estos dientes, en el cual demuestran que un incremento de 5.5°C en la temperatura pulpar resulta en un 15% de probabilidad de necrosis, y un incremento de 11°C resulta en un 60% de probabilidad de necrosis.

La producción de calor friccional dependerá de la velocidad rotacional y torque, la cantidad de fuerza aplicada a la fresa, la eficiencia de enfriamiento del irrigante, y el previo desgaste y diseño de la fresa.

Las reacciones pulpares a los procedimiento restaurativos pueden en parte ser causados indirectamente. Es posible que una alta temperatura en la superficie pueda expandirse térmicamente inmediatamente sobre el fluido dentinal en los túbulos, en aquellos casos de fresas pobremente irrigadas. Si el grado de expansión del fluido dentinal es alta, el flujo de fluido a través del proceso odontoblastico, especialmente donde el cuerpo celular odontoblastico ocupa el túbulo en predestina, puede crear fuerzas suficientemente grandes para desgarrar la membrana e inducir la entrada de calcio a la célula , posiblemente liderando la muerte celular. Esta hipótesis sugiere que el fluido inducido térmicamente sirve como mecanismo de transducción para la injuria celular pulpar sin causar mucho cambio en la temperatura pulpar. 15

Baldissara y colaboradores en 1997, en un estudio In Vivo sobre premolares humanos jóvenes, concluyen que estos dientes pueden aguantar el incremento de la temperatura pulpar entre 8.9°C y 14.7°C sin evidenciar algún cambio histológico de daño pulpar. Este rango de temperatura es similar al medido en la cámara pulpar durante el pulido de las restauraciones. Aún un alto incremento en la temperatura pulpar ha sido medido durante el autocurado y fotocurado de coronas. 15

Otra manifestación de irritación mecánica, es el desplazamiento de los odontoblastos a los túbulos. Hay varias teorías de cómo es el mecanismo a esta respuesta. La presión del tejido normal de la pulpa dental estar entre 5 y 20 mmHg, sin embargo, un subsecuente corte de dentina puede exceder los 60 mmHg en áreas de inflamación localizada. Una alta presión de tejido por debajo de la nueva dentina expuesta promueve un flujo de fluido hacia fuera que puede llevar al cuerpo celular odontoblastico con el hacia los túbulos. Mientas que unos han discutido que el incremento en la presión de tejido es debido a la inflamación, una causa más probable es un aumento concomitante en el flujo sanguíneo pulpar en respuesta a la estimulación térmica. 1

Una teoría alternativa es que durante la preparación seca del diente la desecación acompañante de la dentina produce un flujo de fluido hacia fuera de una magnitud que forzaría los componentes celulares hacia los túbulos. Mientras el mecanismo es debatido, el resultado neto del desplazamiento del odontoblasto es una disrupción de la capa celular que revoluciona después de 20 días. Durante este intervalo dentina terciaria debe ser producida, alternamente algunos túbulos no son repoblados y se vuelven tractos muertos, ambos producen una dentina más permeable que puede facilitar continuando o injuriando la pulpa subyacente. 1

3.4. TOXICIDAD DEL MATERIAL RESTAURATIVO.

Los efectos de los materiales restaurativos sobre la pulpa dental ha sido investigado y al parecer se relaciona directamente a la permeabilidad dentinal, el grado de permeabilidad dentinal es muchas veces variable y es regido por varios factores incluyendo edad y estado de la caries. Al parecer la variable más importante en la permeabilidad dentinal es el grosor de la dentina entre el piso de la cavidad de la preparación y la pulpa. 1

El desarrollo de un material dental ideal para reemplazar el tejido dental ha sido el objetivo de varios investigadores y fabricantes. Consecuentemente, un amplio rango de materiales dentales con una diferente composición química, propiedades y recomendaciones de aplicaciones clínicas han sido introducidas en la odontología. Sin embargo, la mayoría de estos materiales dentales tienden a contactar o interactuar con el tejido conectivo y fluidos, en tal forma que la selección de un material debe ser considerado no en sus propiedades físicas y mecánicas sino en compatibilidad biológica, la falla de aplicación de un material experimental ocurre cuando este inicia una reacción especifica inflamatoria resultando en un daño al tejido.

En ausencia de bacterias, la extensión de la inflamación pulpar será una función de la toxicidad del material, modulado por el grado y la extensión de difusión a través de la dentina circundante, o uniendose al igual como el material se difunde a través de los túbulos, flujo fluido hacia fuera, y el grado de limpieza por la circulación pulpar. 6
Las partículas de materiales que entran a la pulpa, tal como los glóbulos de resina polimerizada, pueden producir una reacción a cuerpo extraño. La toxicidad del material debe ser distinguida a partir del daño resultante de la preparación de la cavidad y mucho más importante, los efectos de la microfiltración bacteriana. La extensión de la inflamación pulpar es cercanamente correlacionada con la presencia de bacterias a en la interfase diente-material, mientras que la mayoría de materiales provocan solamente una ligera respuesta pulpar si las bacterias están ausentes. 6

Aunque la mayoría de los efectos de los materiales comúnmente usados son considerados leves y transitorios, la toxicidad del material no debe ser subestimada, particularmente cuando el material es colocado en cavidades profundas o directamente sobre la superficie pulpar. 6

3.5. MICROFILTRACION.

La selección de materiales restaurativos tiene una importante influencia sobre la microfiltración bacteriana. El óxido de zinc-eugenol y los ionómeros de vidrios pueden prevenir el crecimiento bacteriano en un 100% de restauraciones cavitarias por cerca de un año seguido del tratamiento. Estas observaciones pueden ser atribuidas a la actividad antibacterial de estos agentes y el directo selle de las paredes de la cavidad. 9

Las complicaciones de la microfiltración incluyen sensibilidad post-operativa, decoloración marginal, caries recurrente, inflamación pulpar, necrosis pulpar, enfermedad periodontal, y eventual necesidad para la terapia endodóntica. Por muchos años, la presencia de bacterias ha sido implicada como un pre-requisito para la inducción de las más severas formas de actividad inflamatoria. Una severa inflamación puede muchas veces progresar al desarrollo de necrosis pulpar y lesión periapical con destrucción local de hueso.

Cuando las bacterias y los bio-productos de las bacterias son completamente excavados de una preparación cavitaria sin exposición, y una restauración que prevenga la filtración de la bacteria y los bio-productos de las bacterias hacia el complejo dentino-pulpar es colocada, la protección pulpar ha sido lograda. Cuando la pulpa ha sido irreversiblemente comprometida por condiciones pre-existentes, ninguna técnica de protección pulpar puede predecir lograr un buen pronóstico pulpar.

La protección pulpar usando bases y liners algunas veces es necesaria debido a la inhabilidad de materiales restaurativos existentes en proveer un selle hermético alrededor de las restauraciones. Todos los dientes restaurados, especialmente aquellos con restauraciones profundas, deben ser controlados con pruebas de vitalidad y radiografías para confirmar el manteniendo de la vitalidad pulpar. 21


4.RESTAURACION DEL DIENTE TRATADO ENDODONTICAMENTE

La restauración del diente tratado endodonticamente es un tema que ha sido evaluado y discutido ampliamente en la literatura dental. A pesar del largo número de investigaciones In Vitro e In Vivo, aún hay mucha confusión con respecto al tratamiento ideal.

Este es un aspecto importante de la práctica dental que involucra un rango en las opciones de tratamiento de variada complejidad. El reto puede ser complicado por la sustancial perdida de estructura coronal dental y la habilidad de predecir el éxito restaurativo.

La longevidad del diente tratado endodónticamente es difícil de evaluar debido a muchos factores mitigantes. Quizás el factor más importante que no es reportado en estudios clínicos es la cantidad de estructura coronal dental antes de la restauración final. Este factor es mucho más importante que otros que son reportados, tales como material del poste, diseño, cemento y material del muñon. 22

Cabe recalcar que la falla del diente tratado endodónticamente rara vez es causada por la terapia endodóntica, y que la causa primaria de la falla es una inadecuada terapia restaurativa seguida por una falla atribuida a razones periodontales.

Sin embargo anteriormente se asumía que los dientes desvitalizados podrían tener un incremento en la fragilidad a partir de la perdida de humedad que sufría el diente al ser tratado endodonticamente, a esto Helfer y colaboradores en 1972 demostraron que en dientes desvitalizados de perros solamente había una perdida de humedad de un 9%.

Igualmente el hecho de realizar la apertura endodóntica o la limpieza y conformación del conducto no debilita significativamente el diente, Reeh y colaboradores en 1989, evaluaron los efectos de los procedimientos endodónticos, comparados con la reducción restaurativa en la rigidez dental, en los cuales observaron que los procedimientos endodónticos reducen en un 5% la rigidez atribuida a la apertura de acceso, mientras que una cavidad MOD reduce la rigidez en más de un 60%, ya que la perdida del reborde marginal contribuye a una gran perdida de la fuerza dental.

Gutmann en 1992, concluye que la dentina del diente desvitalizado sufre una alteración en su estructura inherente, reduciendo su fuerza tensil y flexibilidad. Debido a la perdida de humedad y arquitectura de la estructura dental, el diente obturado requiere un único procedimiento restaurativo relacionado a su anatomía radicular y soporte óseo. Finalmente, el éxito del tratamiento debe estar en armonía con estos principios biológicos y con la satisfacción del paciente.

4.1. PRINCIPIOS EN EL USO DE UN POSTE

La retención del poste se refiere a la habilidad de un poste en resistir las fuerzas verticales de desalojo. La retención es influenciada por la longitud del poste, diámetro y conicidad, cemento sellador usado, y si el poste es activo o pasivo. Incrementando la longitud y diámetro del poste puede incrementar la retención. Los postes paralelos son más retentivos que los cónicos. Los postes activos son más retentivos que los pasivos, siendo el diámetro lo menos importante que pueden ofrecer los factores enlistados.

La resistencia se refiere a la habilidad del poste y del diente de evitar las fuerzas laterales y rotacionales. Esto es influenciado por la estructura dental remanente, la longitud del poste y la rigidez, la presencia de antirotación, y la presencia de un ferrule. Una falta de resistencia en la restauración no es muy buena en el éxito a largo plazo, a pesar de la retención del poste.

Dentro de lo posible la preservación de estructura dental coronal y radicular debe ser conservada. En la mayoría de los casos, la preparación para el espacio del poste debe requerir la mínima remoción de dentina radicular más del requerido en el tratamiento endodóntico.

El efecto ferrule es un éxito a largo plazo cuando un poste es usado. El ferrule es definido como una banda vertical de la estructura dental en el aspecto gingival de una preparación para corona, este ayuda a la retención en algo, pero primariamente provee resistencia y aumenta la longevidad. Un ferrule con 1 mm de altura vertical ha demostrado tener doble resistencia a la fractura versus dientes restaurados sin ferrule. Estudios han demostrado que un incremento de dentina coronal significativamente incrementa la resistencia a la fractura de los dientes tratados endodonticamente. 23

Aunque el tratamiento endodóntico no quirúrgico disfruta un reputación como un tratamiento altamente exitoso, algunos estudios han reportados bajo rata de éxito. Por esta razón, es importante que los postes puedan ser recuperados si el re-tratamiento endodóntico es necesarion. En muchos casos los postes de metal pueden ser removidos efectivamente y seguramente al igual que los de fibra. En contraste con los postes de cerámica o zirconio que son considerados a ser muy difíciles y algunas veces imposibles de recuperar. La recuperabilidad debe ser considerada cuando se planea el tratamiento con postes. 30

4.1.1. CUANDO USAR UN POSTE

Principalmente hay que tener en cuenta que los postes no fortalecen el diente tratado endodónticamente y no deben ser usados rutinariamente. La principal función de un poste es la retención de un muñón si hay una insuficiente sustancia dental que pudiese lograr soportar la restauración coronal final. 22 30

Dependiendo del diente se determina si estos necesitan o no la colocación de un poste, en dientes anteriores si hay una poca perdida de estructura dentaria un poste no es necesario y se puede restaurar con materiales adhesivos, pero si este es tratado endodonticamente y va a recibir una corona lo indicado es colocar un poste. 22 30 32

Los molares por lo general no es necesario la utilización de un poste, debido a que su cámara pulpar ofrece una buena retención para un reconstrucción, pero en algunos casos donde la perdida de estructura dentaria es severa, se pueden utilizar conductos rectos como el palatino en superiores y el distal en los inferiores para la colocación del poste, 22 30 32 por lo general con la sola colocación de un solo poste es necesario. 30

Cuando se restaura un premolar tratado endodonticamente, una decisión de acuerdo a la colocación del poste es hecha basada en la estructura coronal remanente, los requerimientos funcionales del diente, y una evaluación de las fuerzas que actúan sobre el diente. 22 Estos son objetos de de fuerzas laterales durante la masticación 30. Además debido a su morfología radicular se debe tener mucho cuidado cuando se prepara el espacio para el poste, debido a su alta incidencia de perforación radicular. 27

4.1.2. TIPOS DE POSTES

4.1.2.1 POSTES METALICOS

Los postes colados han sido usados por decadas, el material más usado es el oro tipo III o IV ya que presentan un modulo de elasticidad y coeficiente expansión térmica similar al esmalte, posee una buena fuerza compresiva que puede mantener las fuerzas oclusales normales. 32

Los postes colados poseen una larga historia de éxito clínico; sin embargo cuando son comparados a los postes prefabricados paralelos, tanto en pruebas In Vitro e In Vivo, su superioridad es cuestionable. Sin embargo hay circunstancias en las cuales este tipo de poste es elegido: 22

• Cuando múltiples muñones son colocados en el mismo arco.
• Cuando se trata de pequeños dientes, por ejemplo incisivos anteriores.
• Cuando el ángulo del muñón debe ser cambiado con respecto al poste.
• Cuando una restauración completamente cerámica es utilizada.

En esta última situación, el poste y el muñón pueden ser colados en metal, y la porcelana puede ser colocada en el muñón para simular el color de la estructura dental natural. 22

Los postes prefabricados son típicamente hechos de acero inoxidable, aleación de níkel-cromo o aleación de titanio. Estos son muy rígidos, con la excepción de los de aleación de titanio, muy fuertes, además ofrecen poca resistencia a fuerzas rotacionales. Pueden ser pasivos cónicos, pasivos paralelos y activos.30

Los postes de titanio fueron introducidos debido a lo concerniente con la corrosión, estos poseen una radiodensidad similar a la gutapercha y al cemento sellador lo cual lo dificulta algunas veces en detectar radiográficamente, poseen una baja fuerza a la fractura, lo cual significa que no son suficientemente fuertes para ser usados en conductos de postes delgados. La remoción es un problema pues usualmente se fracturan al intentar retirarlos, y el uso extendido del ultrasonido puede debilitar los tejidos circunvecinos, por lo cual estos deben ser evitados, debido a que no ofrecen verdaderas ventajas. 30

4.1.2.2. POSTES NO METALICOS

Un factor que redujo el uso de los postes metálicos fue la estética, estos son visibles a través de las restauraciones completamente cerámicas, esto lidero al desarrollo de postes blancos o translucidos entre los que se encuentran los postes de zirconio o cerámica. 30
Estos poseen varias desventajas, tienden a ser más débiles que los metálicos por lo cual se necesitan que sean más gruesos, requiriendo el retirar mayor tejido dentario, su retiro es muy difícil si es necesario el re-tratamiento endodóntico o si el poste se fractura, por estas razones deben ser evitados en su uso. 30

Los postes de fibra han ganado popularidad en los 90s. Su principal ventaja es que son más flexibles que el metal y tienen aproximadamente el mismo modulo de elasticidad de la dentina. Cuando son cementados, se piensa que las fuerzas se distribuyen más uniformemente sobre la raíz, resultando en pocas fracturas radiculares. 30

Los postes originales de fibra de carbón eran oscuros lo cual dificultaba su estética, actualmente son blancos, son relativamente fáciles de remover agujereando a través de la mitad del poste con un ultrasonido o instrumento rotatorio. Otros tipos de postes de también disponibles, se incluyen los de fibra de cuarzo, fibra de vidrio, y fibra de silicona. Estos ofrecen las mismas ventajas que los postes de fibra de carbón pero mejorando la estética. 30

4.1.3. DISEÑO DEL POSTE

En general con respecto al diseño del poste, los postes paralelos son más retentivos que los postes cónicos, los postes roscados son más retentivos que los postes cementados. Con respecto a su modo de instalación, todos los postes son referidos a que si son activos o pasivos. Los postes activos se enganchan en la dentina dentro del espacio del conducto radicular y transfieren más estrés a la estructura radicular remanente. Los postes pasivos, a pesar de que no se enganchan en la dentina en el espacio del conducto radicular, aún transfiere estrés a la estructura radicular remanente, pero en menor grado.


4.1.4. PREPARACION Y CEMENTACION DEL POSTE

En la mayoría de los casos, es mejor que el clínico quien realiza el tratamiento endodóntico sea quien prepare el espacio para el poste, debido a que esa persona esta familiarizado con la anatomía del conducto. La gutapercha puede ser removida con calor o químicos, pero muchas veces es más fácil y eficiente removerla con instrumentos rotatorios. Estudios muestran que la inmediata preparación del poste es mejor, mientras que otros muestran que no hay diferencia.

Un número de autores hacen recomendación acerca la longitud del poste. Estos tienen precaución en que 4 a 5 mm de gutapercha debe permanecer apicalmente para mantener un adecuado selle. En un estudio retrospectivo, Sorensen y Martinoff reportaron 97% de éxito si la longitud del poste por lo menos era igual a la altura de la corona. De acuerdo a Neagley, 8 mm es la longitud mínima requerida para un poste. Se sabe que las fuerzas se concentran en la cresta ósea durante la función masticatoria. En dientes con postes metálicos las fuerzas también se concentran al final del poste. Por lo tanto, un poste debe siempre extender apicalmente más allá de la cresta ósea. 30

Con respecto a la cementación cualquiera de los cementos pueden ser usados satisfactoriamente con un poste si los principios son seguidos. Los más comunes son el fosfato de zinc, resina, ionomero de vidrio, y cemento de ionomero de vidrio modificado con resina. 30

La reciente tendencia hacia los cementos resinosos, es debido a que ellos incrementan la retención, tienden a filtrar menos que otros cementos, y proveen al menos un fortalecimiento de la raíz a corto tiempo. 30 Bachicha y colaboradores en 1998 reportaron menos filtración cuando cementos de resina fueron usados con postes de fibra de carbón y de acero inoxidable comparado con fosfato de zinc o cemento de ionomero de vidrio.

Desafortunadamente, los cementos resinosos tienen algunas desventajas, estos poseen una técnica más sensitiva, requiriendo pasos extras tal como la preparación de las paredes del conducto con ácido y EDTA y la colocación de agentes adhesivos. Estos pasos deben ser realizados rápidamente y cuidadosamente para asegurar que el poste esta completamente colocado. 30

Generalmente se creía que los cementos selladores que contenían OZE inhibian la polimerización de la resina, se ha reportado que esto puede ser evitado a través de la limpieza y el grabado de las paredes del conducto. De acuerdo a un estudio por Varela y colaboradores, concerniente a los efectos negativos del hipoclorito de sodio sobre la adhesión de la resina a la dentina también fue desmentido.

4.5. MATERIALES EN LA CONSTRUCCIÓN DEL MUÑON

El propósito del poste es retener el muñón, el cual ayuda a retener la corona, con los postes y muñones colados, el muñón es formado en el poste directamente en el diente. Los materiales de ionomero de vidrio, incluyendo los modificados con resina, carecen de una adecuada fuerza como material de reconstrucción. La amalgama sido ampliamente usada, con una fuerza reconocida y limitada, trabaja muy bien en áreas de estrés, en muchos casos se requiere pines adicionales y es difícil de colocar en casos de poca estructura dentaria, además de producir tatuaje gingival. Los composites de resina tiene algunas propiedades ideales, incrementa la retención, tiene alta fuerza tensil y el diente puede ser preparado para corona inmediatamente después de la polimerización. Un lado negativo es la formación de aberturas por el encogimiento durante la polimerización.30

4.6. RESTAURACION FINAL

Si solamente una restauración es necesaria, un composite de resina con grabado ácido de esmalte y dentina es la restauración de elección, cuando los bordes marginales son perdidos una protección cuspidea puede ser necesaria para la preservación de la estructura dental remanente. Una onlay, la cual conserva mayor estructura dental, o una corona puede logras todo esto. Coronas en porcelana y fijos cerámicos también pueden ser disponibles. 32

5. BIBLIOGRAFÍA

1. Levin L (2003). Pulpal irritants. Endodontic topics; 5: 2 – 11.
2. Mjör IA (2001). Pulp-dentin biology in restorative dentistry. Part 2: Initial reactions to preparation of teeth for restorative procedures. Quintessence Int; 32: 537 – 51.
3. Zöllner A, Gaengler P (2000). Pulp reactions to different preparation techniques on teeth exhibiting periodontal disease. Journal of Oral Rehabilitation; 27: 93 – 102.
4. Bergenholtz G, Nyman S (1984). Endodontic complications following periodontal and prosthetic treatment of patients with advanced periodontal disease. J Periodontology; 55: 63 – 8.
5. Bagis B y colaboradores (2007). Immunohistochemichal evaluation of endothelial cell adhesion molecules in human dental pulp: Effects of tooth preparation and adhesive application. Archives of oral biology; article in press.
6. Messer HH (2002). Pulpal response to restaurative procedures, In Seltzer & Bender Dental Pulp, Ch 15, Ed Quintessence.
7. Murray PE y colaboradores (2000). Postoperative pulpal and repair responses. JADA; 131: 321 – 9.
8. Stanley HR, Going RE, Chauncey HH (1975). Human pulp response to acid pretreatment of dentin and to composite restoration. JADA; 91: 817 – 25.
9. Murray PE y colaboradores (2002). Análisis of pulpal reactions to restorative procedures, materials, pulp capping, and future therapies. Crit Rev Oral Biol Med; 13: 509 – 20.
10. Camps J y colaboradores (2000). Factors influencing pulpal response to cavity restorations. Dental materials; 16: 432 – 40.
11. Pashley DH (1979). The influence of dentin permeability and pulpal blood flow on pulpal solute concentrations. JOE; 5: 355 – 61.
12. Pashley DH (1986). Dentin permeability, dentin sensitivity, and treatment trough tubule occlusion. JOE; 12: 465 – 74.
13. Zach L (1972). Pulp lability and repair; effect of restorative procedures. Oral Surg Oral Med Oral Pathol; 33: 111 – 21.
14. Zach L, Cohen G (1965). Pulp response to externally applied heat. Oral Surg Oral Med Oral Pathol; 19: 515 – 30. Citado en: Ritter AV, Swift Jr EJ (2003). Current restorative concenpts of pulp protection. Endodontic topics; 5: 41 – 48.
15. Goodis HE, Pashley DH, Stabholtz A (2002). Pulpal effects of thermal and mechanichal irritants. In Seltzer & Bender Dental Pulp, Ch 16, Ed Quintessence.
16. Evans EA (1973). New membrane concept applied to análisis of fluid shear and micropipette-deformed red blood cells. Biophys J; 13: 941 – 54. Citado en: Goodis HE, Pashley DH, Stabholtz A (2002). Pulpal effects of thermal and mechanichal irritants. In Seltzer & Bender Dental Pulp, Ch 16, Ed Quintessence.
17. Hung CT y colaboradores (1996). Intracellular Ca2+ stores and extracellular Ca2+ are required for te real-time Ca2+ response of bone cells experiencing fluis flow. J Biomech; 29: 1411 – 7. Citado en: Goodis HE, Pashley DH, Stabholtz A (2002). Pulpal effects of thermal and mechanichal irritants. In Seltzer & Bender Dental Pulp, Ch 16, Ed Quintessence.
18. Baldissara P, Catapano S, Scotti R (1996). Clinical and histological evaluation of thermal injury thresholds in human teeth. J Oral Rehabilitation; 24: 791 – 801.
19. De Souza Costa CA y colaboradores (2003). Short-term evaluation of the pulpo-dentin complex response to a resin-modified glass-ionomer cement and a bonding agent applied in deep cavities. Dental Materials; 19: 739 – 46.
20. Murray PE y colaboradores (2002). Bacterial microleakage and pulp inflamation associated with various restorative materials. Dental materials; 18: 470 – 8.
21. Ritter AV, Swift Jr EJ (2003). Current restorative concenpts of pulp protection. Endodontic topics; 5: 41 – 48.
22. Robbins JW (2004). Restoration of the endodontically treated teeth. Dental clincs of north America; 46: 367 – 84.
23. Pereira JR y colaboradores (2006). Effect of crown ferrule on the fracture resistance of endodontically treated teeth restored with prefabricated posts. J Prosthet Dent; 95: 50 – 4.
24. Vire DE (1991). Failure of endodontically treated teeth: classification and evaluation. JOE; 17: 338 – 42.
25. Helfer AR, Melnick S, Schilder H (1972). Determination of the moisture conten of vital and pulpless teeth. Oral Surg Oral Med Oral Pathol; 34: 661 – 70.
26. Reeh ES, Messer HH, Douglas WH (1989). Reduction in tooth stiffness as a result of endodontic and restorative procedures. JOE; 15: 512 – 6.
27. Gutmann JL (1992). The dentin-root complex: Anatomic and biologic considerations in restoring endodontically treated teeth. J Prosthet Dent; 67: 458 – 67.
28. Standlee JP, Caputo AA, Hanson EC (1978). Retention of endodontic dowels: effects of cement, dowel length, diameter, and design. J Prosthet Dent; 39: 401 – 5.
29. Lambjerg-Hansen H, Asmussen E (1997). Mechanical properties of endodontic post. J Oral Rehabilitation; 24: 882 – 7.
30. Schwartz RS, Robbins JW (2004). Post placement and restoration of endodontically treated teeth: A literatura review. JOE; 30: 289 – 301.
31. Sorensen JA, Engelman MJ (1990). Ferrule design and fracture resistance of endodontically treated teeth. J Prosthet Dent; 63: 529 – 36.
32. Cheung W (2005). A review of the management of endodontically treated teeth. Posr, core and final restoration. JADA; 136: 611 – 9.
33. Caputo AA, Standlee JP (1987). Restoration of endodontically envolved teeth . In: Biomechanichs in clinical dentistry. Chicago: Quintessence; 185 – 203. Citado en: Cheung W (2005). A review of the management of endodontically treated teeth. Posr, core and final restoration. JADA; 136: 611 – 9.
34. Mattison GD y colaboradores (1984). Effect of post preparation on the apical seal. J Prosthet Dent; 51: 785 – 9.
35. Fan B, Wu MK, Wesselink PR (1999). Coronal leakage along apical root fillings after immediate and delayed post spaces preparation. Endod Dent Traumatol; 15: 124 – 7. Citado en : Schwartz RS, Robbins JW (2004). Post placement and restoration of endodontically treated teeth: A literatura review. JOE; 30: 289 – 301.
36. Abramovitz I y colaboradores (2000). The effect of immediate vs. delayed post space preparation on the apical seal of a root canal : a study in an increased-sensitivity pressure-driven system. JOE; 26: 435 – 9.
37. Standlee JP, Caputo AA (1992). Endodontic dowel retention with resinous cements. J Prosthet Dent; 68: 913 – 7.
38. Bachicha WS y colaboradores (1998). Microleakage of endodontically treated teeth restored with posts. JOE; 24: 703 – 8.
39. Bonne KJ y colaboradores (2001). Post retention: the effect of sequence of post-preparation, cementation time, and different sealers. JOE; 27: 768 – 71.
40. Varela SG y colaboradores (2003). In Vitro study of endodontic post cementation protocols that use resin cements. J Prosthet Dent; 89: 146 – 53.

Adolfo Marriaga G. Od, EE.
Fundación Universitaria San Martin
Colegio Odontológico Colombiano

Valoración: 7.00 (10 votos) - Valorar artículo -
Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con el artículo



 

Copyright © 2008 Endoroot.com  |  Powered by XOOPS 2 © 2001-2008 The XOOPS Project  |  Design by LGR